Archivo de la categoría: Opinión

Educación y justicia

https://i2.wp.com/www.javierdeleoncallero.com/cabeza-tu.jpg

Los dos menores de Ripollet que asesinaron premeditadamente a su compañera del instituto ya están en libertad. Ah, los privilegios de la juventud. En el orden social establecido están contemplados los excesos de los jóvenes. El paripé adulto de llevarse las manos a la cabeza forma parte de ese acuerdo tácito. Se les permite toda clase de subnormalidad (pues ¿qué es un joven sino un retrasado, una mente básica?), se les permite incluso la violencia más vil. La sociedad responde por ellos, y a cambio en cuestión de años ellos tendrán que responder por la sociedad. Mientras tanto pueden destrozarlo todo para celebrar la victoria de su equipo (o sólo por diversión), pegarle fuego a un mendigo y grabarlo con el móvil, regodearse en el sadismo más cruel y la chulería más grotesca. Todos hemos hecho de las nuestras, no somos santos. Las generaciones, en ese sentido, no evolucionan. Los mismos idiotas de toda la vida. Está previsto que para esos jóvenes idiotas llegará el día en que lo único que cuente será la solvencia económica, y entonces de poco les servirán sus bravatas y gamberradas de juventud.

Dos jóvenes se abrazan en el funeral.

Sin embargo, me parece a mí, hay travesuras y travesuras. Me imagino al educador que les han asignado a esos imberbes asesinos de Ripollet. Me lo imagino diciéndoles: no, chicos, eso no se hace. Tal vez les explica que si siguen el ejemplo de los Latin Kings y forman una Asociación de ex Asesinos que condenan el Asesinato hasta podrían recibir subvenciones. Vaya chollo. Pero yo creo, y esto va para educadores y jueces, que ése no es el camino. Cada vez que me entero de que unos cabezas rapadas han dejado en una silla de ruedas a un inmigrante más me convenzo de ello. Hay excesos y excesos. Una cosa es la violencia de género, en un contexto de tensión conyugal, o la violencia de un enfrentamiento entre bandas. Aquí sí se justifica la libertad vigilada con educador a domicilio. Incluso se la concedería a aquel pobre (pobre en todo sentido, material y espiritual) macarra feo de cojones que años atrás agredió a una chica ecuatoriana en el metro de Barcelona. Si fuese juez y me apuras, también le daría una oportunidad a aquellos púberes infelices que le prendieron fuego a una anciana en un cajero electrónico, pues no lo habían planificado: fue un pronto, y una cosa llevó a la otra y ni siquiera vieron las cámaras. Pero cuando unos ultras, esa lacra de criaturas que quién sabe cómo consiguen andar sobre dos extremidades, salen en grupo con navajas y bates de béisbol en busca del más débil, un tipejo de piel oscura o un pacifista melenudo, para asegurarse de que tenga que comer con pajita el resto de su vida, me parece que las sentencias deberían ser un poquito más rigurosas. Aunque sólo fuera como modo de condena a esa cobardía rastrera que no le hace justicia a nuestra inmemorial gallardía ibérica.

Menores muestran el dolor.

El tema es que me da la impresión de que esta clase de mandriles violentos son muy útiles, y por eso la sociedad es permisiva con ellos. Los clubes de fútbol los miman (los ultras del Estrella Roja de Belgrado eran el brazo armado de los peces gordos del comunismo). La policía y las empresas de seguridad siempre necesitan gente así, simia y dispuesta a dar palizas. La televisión explota el morbo de su inquietante presencia (el medio mete miedo), y los periodistas los entrevistan con el rostro cubierto en lugar de denunciarlos y cumplir con su vocación de chivatos de la cámara oculta. Pero cada vez que veo un reportaje o leo algo sobre las hazañas de estos sujetos experimento absurdas fantasías de violencia, peliculeras y justicieras, en las que acabo con todos ellos. Me los cargo con armas de fuego, claro, y a tomar por saco con sus herramientas de caza prehistóricas. Pero luego me sereno y comprendo que ésa no es la manera. No, señor. No soy yo quien debería ensuciarse las manos. Para eso hay un código penal, pienso, convencido de que si realmente queremos (sólo si queremos) encontrar una solución a este fenómeno de violencia más o menos juvenil, premeditada y alevosa, es la pena de muerte.

Ya sé, ya sé que vivimos en el siglo XXI en el Occidente más moderno y civilizado. Ésa es la pega principal, pues a estas alturas veo poco viable la aplicación de ejecuciones ancestrales, de muertes lentas y dolorosas con torturas y castigos previos. Lapidación pública, azotes, muerte a garrote vil (ideal para gente vil, reemplazando los garrotes por sus propios bates de béisbol). Me temo que, por mucho que se reformara el código penal, tendríamos que conformarnos con prepararles una inyección letal o una horca de mala muerte. Pero ¿a qué sería divertido, por ejemplo, enviarlos con sus esvásticas a la Alemania de 1939?, se las meterían por el culo en cuanto se descubriera de qué latitudes nada arias provienen, y después harían jabón con ellos. En fin, animo a mis lectores a pensar más penas de muerte para ultras y cabezas rapadas, podéis añadirlas en comentarios. Y no me vengan con los Derechos Humanos y todo ese rollo. Créanme, sólo así se haría justicia. Y dando el ejemplo contribuiríamos a la educación. Os aseguro que el resto de los mandriles la próxima vez se lo pensaría dos veces.

Colabora con nosotros con tu voto. Gracias.

——-

Web del autor: El Holograma

Pincha en las imágenes para verlas en grande.
Imágenes: Google.com
Este blog no se hace responsable de las opiniones expresadas por el autor en este artículo.

3 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Lugares de la isla, Opinión

Si las elecciones fueran mañana, ganaría el PP

https://i1.wp.com/www.javierdeleoncallero.com/cabaceras-salvador.jpg

Si las elecciones fueran mañana, ya estaríamos hartos de tanto mitin y tanta propaganda en los medios de comunicación. Si las elecciones fueran mañana ya estaríamos hasta las narices de tanta descalificación, de tanto insulto, de tanta infamia, de tanta degradación. Si las elecciones fueran mañana ya habrían aparecido decenas de encuestas con resultados distintos, ya los politólogos habrían dicho las mismas cosas y las contrarias como si cada una de ellas fueran verdades absolutas. Si mañana fueran las elecciones nadie apostaría un céntimo  por un resultado definitivo. Entonces por qué preocuparnos del resultado  de las elecciones de mañana si mañana no va a haber elecciones.

Es curioso ver como, de repente, se arma un follón a nivel nacional con descalificaciones incluidas porque la encuesta del CIS da más votos a unos partido que a otros, valora mejor a unos políticos que a otros. ¿Qué nos está pasando?

La cúpula del PP en la victoria de las elecciones europeas.

He dedicado bastantes horas en leer casi todo lo que ha caído en mis manos sobre la encuesta del CIS y he comprobado con dolor que, en la mayoría de los casos, sólo ha servido como excusa para el insulto, la infamia, el ultraje, el odio, el rencor y el resentimiento entre los españoles.  Y para la mala ortografía. Todo sirve para dar riendas sueltas a ese cainismo que parece llevamos en nuestros genes los españoles. Dos muestras, una: “Ya era hora de que los españoles se dieran cuenta de que ZP está hundiendo este país y nos está llevando a todos a la ruina”. Otra: ¿Cuándo se van a dar cuenta los españoles de que hay que echar a Zapatero antes de que comience a arruinar al país? ¿En qué quedamos?

No soy experto en la materia,  pero me imagino que este tipo de encuestas tienen un gran valor para quienes sepan estudiarlas y obtener de ellas la máxima información posible. Para eso están hechas, supongo.  Sin embargo al leer las respuestas de algunas preguntas me han surgidos serias dudas sobre la condición de los españoles.

Una: Ningún –NINGÚN- político ha sacado un aprobado. Vamos a ver, si no hay ningún político, no que sea bueno sino que no llegue a ser mediocre, ¿qué hacemos votándoles? ¿Por qué no nos abstenemos hasta que aparezca por lo menos un político que merezca un 5? O a lo mejor sí merecen tener mejor valoración, pero es tanto el odio que tenemos a nuestro adversario político que sólo por ser de OTRO partido le ponemos un cero y tan contentos.

Dos: La ministra peor valorada es Bibiana Aído. (Por cierto, he leído tal cantidad de insultos que le dedican ciertos medios de comunicación que algunos harían sonrojar al peor de los criminales). No sé si lo ha hecho tan mal como dicen algunos o tan bien como dicen otros, pero lo ciertos es quien lleva El Ministerio de Igualdad y que, entre otras cosas, ha puesto en marcha una “campaña de sensibilización contra la violencia machista que pretende implicar a toda la sociedad en esta lucha y en especial a los hombres, para que aíslen al maltratador, y a los niños, que son los que más sufren este drama social”. ¿Tan malo es para las mujeres en particular y para la sociedad en general luchar contra la violencia machista que causó en el año 2008 78 muertes? Pues esto es lo que hace, entre otras cosas, la ministra de igualdad. ¿Será que esto de la igualdad y de la violencia machista nos parece a los españoles, especialmente a las mujeres, un tema menor y frívolo?

Publicidad del CIS

Tres: La violencia contra la mujer. Cuando se pregunta “¿Y cuál es el problema que a Ud., personalmente, le afecta más? ¿Y el segundo? ¿Y el tercero?” La violencia contra la mujer queda en noveno lugar (6,0) sobre treinta, pero cuando la pregunta es  “¿Cuál es, a su juicio, el principal problema que existe actualmente en España? ¿Y el segundo? ¿Y el tercero?” La valoración es de 1,7 y se queda en el puesto número veintisiete. Saquen ustedes mismos las conclusiones. Con razón sale tan mal valorada la ministra de igualdad.

Cuatro: La clase política ocupa el quinto lugar en el problema que más afecta a los españoles (10,8). Bien. Sin embargo hay un dato que a mí, al menos, me preocupa: a medida que los jueces van llamando a declarar a más políticos por casos de cohecho y se van descubriendo más casos de corrupción entre los políticos, la preocupación por la clase política baja con respecto a la percepción que se tenía de ella el pasado mes de junio (12,9%). ¿Qué pasa, que cuanto más corrupción hay menos nos preocupa?

NOTA: Aclaración del C.I.S.

“ESTIMACIÓN DE VOTO Estudio nº 2.811 Julio 2009

Dado que los datos de los indicadores “intención de voto” e “intención de voto + simpatía”  son datos directos de opinión y no suponen ni proporcionan por sí  mismos ninguna proyección de hipotéticos resultados electorales,…  Obviamente, la aplicación a los mismos datos de otros modelos podría dar lugar a estimaciones diferentes.”

¿Entonces a qué tanto jaleo con el fraude de la encuesta? ¿A qué tanto insulto y descalificación?,  ¿a qué tanto cainismo?

Colabora con nosotros con tu voto. Gracias.

——-

Para hablar con el autor, deja tus comentarios.

Pincha en las imágenes para verlas en grande.
Imágenes: Google.com
Este blog no se hace responsable de las opiniones expresadas por el autor en este artículo.

6 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Lugares de la isla, Opinión

Pues vete al médico…

https://i1.wp.com/www.javierdeleoncallero.com/cabeza-bala-ok.jpg
Pues no, pues no voy. ¿No les pasa que cada vez más se ven rodeados de gente para la que el menor síntoma de enfermedad ya es una excusa perfecta para ir al médico? O lo que es peor, ¿gente a la que le encanta hablar de sus más diversas dolencias y padecimientos con todo lujo de detalles y sin el menor pudor? O incluso mucho peor. ¿Gente a la que le encanta hablar de los padecimientos y enfermedades de familiares y allegados?. A mí sí me pasa.

Temo a los primeros porque cualquier estornudo casual, la mayoría de las veces propiciado por esos aires acondicionados omnipresentes en cualquier estación del año, es el argumento perfecto para que te ofrezcan antihistamínicos, jarabe, aspirinas, o cualquier componente de toda una farmacopea variadísima que, misteriosamente, siempre tienen en un cajón o, aún peor, en ese bolso donde cabe de todo.

Temo también a los segundos (la mayoría de las veces coinciden con los primeros) porque es casi imposible que a la simple y neutra pregunta “Bueno, ¿y qué tal?” contesten con un simple y neutro “Bien” que es lo que uno espera para después seguir andando. No. Bien, no.

Sala de espera

Uno de estos siempre tiene “algo” en “alguna” parte de su cuerpo en cualquier momento del año. Y no, no hablo de personas mayores ni les estoy faltando al respeto en absoluto. Hablo de gente como ustedes y como yo, cuya banda de edades oscila entre los 25 y los 45 años. Hablo de gente que cuando no tiene un dolor en la rodilla, tiene gases, y cuando no, tiene tos, y cuando no, se ha roto un dedo, y cuando no, tiene un sobrino de un primo de un amigo de una cuñada al que acaban de hacer un lavado de estómago y por supuesto, posee todos los detalles.

Un dedo roto siempre es un dedo roto, un catarro nunca ha dejado de ser un catarro, y los gases, en fin, los gases son lo que son. Pero hay personas que “necesitan” hacer un relato pormenorizado de la cosa, y mantenerte un número de minutos aproximado a 25 atento a sus palabras (y si estas son digamos de corte escatológico, incluyen momentos con sangre y cosas así, ahí estás tú, como un valiente, aguantando el temporal).

Sí, es la misma gente que cuando te quejas (una vez al año) de algún tirón o de dolor de estómago, te aconsejan ir al médico. Cuando pasas 1 día en tu casa por un enfriamiento, lanzan “ahss!” y “ohss!” como si estuvieras al borde mismo de la muerte y se preguntan por qué no has pedido la baja (enfriamiento: como máximo 48 h de fiebre y luego uno sale a la calle tan pichi. ¿Dónde está el misterio?).

A todo esto, los medios de comunicación no ayudan mucho. De un tiempo a esta parte se han puesto de moda las secciones de “Salud” en todos y cada uno de los diarios de tirada nacional y no nacional. Han crecido como setas las revistas para el gran público dedicadas en exclusiva a ese área. El ciudadano pseudohipocondríaco ha encontrado una mina. Ahora ya puede padecer muchas más cositas que antes desconocía. Y lo que es peor, hablar de ellas.

Pues vete al médico...Seguramente ustedes conocerán cientos de casos. Yo quisiera ejemplificar esto con tan solo un par de ellos, reales.

Una ex-compañera de trabajo pasó 10 días de baja laboral porque se había pillado un dedo de la mano izquierda con una puerta. Es diestra. No hubo fractura. Tan sólo una pequeña herida algo incómoda y “fea” de ver, pero poco más. Sí, dolía, claro, pero.. ¿tanto como para 10 días de baja? Yo no le habría dado ni 2.

Alguien pasa bostezando, comenta que tiene mucho sueño. La respuesta de una persona que debe ser master en hipocondrías por la Universidad de Stanford: “eso va a ser alergia”… (sin comentarios. y sí, esta persona es de las que cuenta sus padecimientos en sesiones de media hora. Y también sufre todos los problemas de salud que ustedes y yo podamos imaginar).

Triste, ¿no? Pues en un mundo donde el número de gente sana probablemente vaya camino de ser inversamente proporcional al número de noticias sobre salud que se publican al día… lo llevamos claro…

Colabora con nosotros con tu voto. Gracias.

——-

Web del autor: Lostshots

Pincha en las imágenes para verlas en grande.
Imágenes: Google.com.
Este blog no se hace responsable de las opiniones expresadas por el autor en este artículo.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Lugares de la isla, Opinión

Sacha Baron Cohen: ¿el Santiago Segura inglés?

Por Msantaella

Santiago Segura – Sacha Baron Cohen. Torrente – Borat/Brüno. Madrid – Londres. Ganador Goya – Ganador BAFTA. Ambos dos, creadores de polémicos personajes que en la mente colectiva han acabado por engullir al hombre, al actor, que hay detrás de ellos. Ambos dos, directores-guionistas-productores-actores de las películas que les han consagrado tanto en taquilla como ante la crítica…

Está claro que hay muchas diferencias entre estos dos personajes, pero tienen una serie de similitudes que los hermanan y hace que al pensar en uno te acuerdes del otro, y viceversa. De hecho, uno de los rumores que más se habían comentado era que Sacha Baron Cohen sería el intérprete de la versión americana de “Torrente”. Desde luego, que no se podría hacer una elección mejor. Baron Cohen se mete en la piel de personajes controvertidos, que pueden suscitar un “¡ay, dios mío!” en el sector más puritano de Estados Unidos. Por ello, no se puede concebir a un actor más apropiado para protagonizar a un ultraderechista, machista, racista, homófobo, etc. A fin de cuentas, Torrente tiene un poco de Borat (antisemita, machista) o Brüno (racista).

Sacha Baron Cohen como "Bruno" en la premier del film.

Igualmente, las comedias de Santiago Segura y de Sacha Baron Cohen son bastantes irregulares en el guión. Tienen puntos geniales, que pueden provocar que te desternilles de risa, que seas el causante de un escándalo en el cine; pero si analizas el conjunto de la película, puedes observar que las transiciones fallan, que las escenas saltan en muchas ocasiones sin tener unos nexos lógicos (es como si se les hubiera ocurrido la gracia, pero no la forma de introducirla en el conjunto); tienes la sensación de que falta algo… Pero, a fin de cuentas, en este tipo de películas, ¿realmente importa? Si el resultado final se consigue, y tú estás con la risa floja en la sala; ese tipo de defectos de la narrativa quedan completamente eclipsados, relegados a un segundo término…

Evidentemente, en la primera ocasión se le dará una menor importancia, pero en las siguientes obras el ojo crítico será más severo con este tipo de “faltas”, pues tanto Segura como Baron Cohen son más de repetir estructuras y esquemas de historias, variando principalmente el contenido de los chistes (todo hay que decir que el inglés también va variando de personaje; si bien Ali G, Borat y Brüno aparecieron en la serie “Da Ali G Show” allá por el 2000). Es más, puede que acabe la película y ni siquiera seas capaz de hacer un resumen de lo que acabas de presenciar. “¡Eh! Sí, yo creo que va, que va, pues de eso, un tío muy peculiar que quiere… pues eso, y tiene mucha gracias”. Eso sí, la esencia sí la captas.

El actor y director Santigo Segura en una imagen de la saga "Torrente".

La relación amor/odio que despiertan en el espectador también es más que interesante. Al ser canibalizados por los personajes que interpretan, hay un sector, que normalmente apenas si han visto un fragmento de sus filmes, que detesta al actor, llámese Santiago Segura, llámese Sacha Baron Cohen. Sin embargo, el mismo motivo que provoca este odio, genera una especial simpatía en otro grupo, más joven, más urbano. Pues a fin de cuentas, ven a unas creaciones que ridiculizan una serie de valores, que se oponen y enfrentan a través del sarcasmo y de la ironía con un conjunto de tradiciones obsoletas y, en ocasiones, muy arraigadas.

Más preocupante es que allá un tercer sector, formado por gente a los que les hacen gracia estos personajes porque no detectan la ironía, el sarcasmo brutal existente en Torrente, Borat o Brüno. De este grupo, mejor no hacer comentarios. “Güachi”.

Otro aspecto que realmente me fascina es el imán que tienen tanto Santiago como Sacha a la hora de hacerse amigo de los famosos y de introducirlos en sus obras. Así, si en Torrente, veíamos desfilar a personajes como El Gran Wyoming, el Fary, José Luis Moreno, Andreu Buenafuente, Iker Casillas o incluso Javier Bardem; el inglés no le va a la zaga y en Brüno vemos como en la escena final, tras la “redención” del personaje, une en una canción chorra-de-buen-corazón a Bono, Sting, Elton John, Snoop Dog, Chris Martin y Slash. ¡Ni en una gala benéfica! Como decía Ali G: “Respecto”.

El actor es una de las escenas de "Borat".

Y por último, no quiero ni hablar del impacto que han tenido con determinadas expresiones en el lenguaje. Frases que inmediatamente son reproducidas por cientos de miles de personas a la menor ocasión. Fenómeno curioso que yo creí que había muerto cuando Chiquito de la Calzá pasó a un segundo plano… “¿Nos hacemos unas pajillas?… Pero sin mariconadas”.

Por cierto, mejor un poco de desintoxicación tras ver cualquiera de las películas de Segura o Baron Cohen, no te vaya a dar por hablar de una forma peculiar, y todo el mundo piense que eres más imbécil de lo que realmente eres, o por salir a la calle con un bikini tanga fosforito, y te crees algún que otro problema con gente que tenga menos sentido del humor que tú.

Colabora con nosotros con tu voto. Gracias.

——-

Web del autor: MSantaella

Pincha en las imágenes para verlas en grande.
Imágenes: Google.com
Este blog no se hace responsable de las opiniones expresadas por el autor en este artículo.

3 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Cinema, Lugares de la isla, Opinión

El tiburón gordo como una cochina

https://javierdeleon.files.wordpress.com/2009/05/cabeza-luis-ok.jpg?w=500&h=123&h=123

El fin de semana pusieron en la televisión la mítica Tiburón 3. No confundir con la versión italiana con el mismo nombre. Esta película tiene bastante más presupuesto, pero se ve que se acabó cuando iban a pagarle al chico de los efectos especiales, porque cagan toda la película.

Articulos1

El argumento sencillo y copiado de la primera parte. Tiburón que capturan, que no es el verdadero, tiburón más grande que aparece y al final lo explotan. Para qué complicarse.

Sobre esa trama plagiarista, sobresalen lo peor en efectos especiales en mucho tiempo. Tiburones de plástico recortados, delfines duplicados… a destacar el plano final donde las mandíbulas del tiburón explotado dicen “hola” a la pantalla.

Articulos2

¿Que cómo explota? Pues resulta que el tiburón tiene en la boca un submarinista, cual cacho de jamón serrano entre dientes, que agarra MUERTO una granada de mano. ¡Idea! Trae pa’ ca un palo con un gancho que yo tiro de la anilla para que el bicho explote. Mira qué pulso tengo.

Otra cosa, LOS TIBURONES NO RUGEN PORQUE NO TIENEN CUERDAS VOCALES. Nota para futuros guionistas.

Articulos3

Lo que hizo tan maravilloso la película Tiburón, fue el concepto que había detrás de la forma. Un ser asesino, sin remordimientos, sin móvil, en un hábitat donde estamos indefensos. En Tiburón 3 creyeron que cuanto más grande el bicho, mejor la película.

Colabora con nosotros con tu voto. Gracias.

——-

Web del autor: LuisLodos.com

Para ver las imagenes en grande haga click sobre ellas.
Imagenes: Fotográmas de la película.
Este blog no se hace responsable de las opiniones expresadas por el autor en este artículo.

3 comentarios

Archivado bajo Cinema, Lugares de la isla, Opinión

Bio-pardillos

https://i2.wp.com/www.javierdeleoncallero.com/cabeza-tu.jpg

Interesante entrevista la del viernes pasado en La Contra de La Vanguardia. Firmada por Víctor Amela (gran periodista), nos presentaba a un catedrático de Biología Molecular llamado García Olmedo. El profesor se cargaba con más conocimiento de causa que esnobismo la leyenda urbana de que los alimentos transgénicos son malos y los ecológicos buenos por antonomasia.

Francisco García Olmedo

Al parecer, mientras la agricultura trasngénica está sumamente controlada, la agricultura ecológica fertiliza los cultivos con estiércol animal fresco, lo que supone un alto peligro de contaminación para las frutas y verduras. Sin embargo, la propaganda engañosa ha servido para crear un mercado y convencer a los bio-pardillos de que los productos ecológicos son más sanos y nutritivos, cuando no existe prueba de ello. Tampoco son más sabrosos, pues se han hecho catas a ciega y nadie tiene el paladar como para diferenciar los sabores de unos y otros. Los productos ecológicos simplemente son más caros, y con el tiempo se han ido convirtiendo en la adicción de gente deprimida que se anima la vida pagando tres veces más por una eco-tortilla.

Es curioso como por otro lado gran parte de esta gente refuerza su identidad con una alimentación deprimente, a base de soja, tofu, pan de centeno y otras mierdas orgánicas e integrales. Algunos incluso hasta se hacen vegetarianos, y no porque no les guste la carne o prefieran cuidarse, sino porque así de paso compran un principio de no violencia que funciona como accesorio espiritual vegetariano. Pero los casos más serios, créanme, son los yonquis del mijo. Yo tengo una amiga que estaba tan enganchada al mijo que cuando se quedaba sin pelas para pillar más se disfrazaba de paloma y se iba a merodear por las plazas a la espera de un jubilado generoso. ¿Es ése el precio que queremos pagar por adherir a la moda dogmática de la alimentación sana?

arucitys-1

A mí me parece que lo mejor es escuchar al propio cuerpo. Y no es que esté majara, no oigo voces. Pero el cuerpo te envía señales claras cuando te zampas una hamburguesa de McDonald’s o una croqueta congelada del Dia, o cuando bebes un vino peleón. También cuando ves un programa del sonriente Alfonso Arús (la asociación viene por lo del vino peleón). Entonces el cuerpo te pregunta (sin voz alguna): ¿te parece bien meterte una dosis de eso? Y cuando consumes triglicéridos como un poseso el cuerpo te advierte: un día tus venas y arterias se convertirán en tiras de morcillas anudadas cada cinco centímetros. Sólo hay que oír al cuerpo.

Retomando lo de los sabores, algunos repetirán de memoria aquello de que los tomates de ahora no saben a nada. Con respecto a esto el profesor Olmedo nos dice que se debe a que se recolectan antes de su maduración y en el momento óptimo para su transporte, y que nada tiene que ver con que los tomates sean ecológicos o no. Pero en fin, parece que es más fácil arremeter contra los transgénicos cuando no se ha pasado hambre. Aunque también hay que ser simplón para pensar que una fruta por ser artificial no es buena para la salud. Hay que tener ganas de ser guay y de que te digan cómo serlo, porque a ti sólo no se te ocurre.

Compro eco, compro bio. Me lo puedo permitir.

Pues aun así todo este tiempo has vivido como un pardillo, que lo sepas. Y a mí no me expliques nada, habla con el profesor.

Colabora con nosotros con tu voto. Gracias.

——-

Web del autor: El Holograma

Pincha en las imágenes para verlas en grande.
Imágenes: Google.com
Este blog no se hace responsable de las opiniones expresadas por el autor en este artículo.

Deja un comentario

Archivado bajo Lugares de la isla, Opinión, Televisión

Eres más inútil que la Justicia española. Pues anda que la Sanidad, ¡no veas!

https://i1.wp.com/www.javierdeleoncallero.com/cabaceras-salvador.jpg

_. Eres más inútil que la Justicia española.

_. Pues anda que la Sanidad, ¡no veas!

Este diálogo que utilizo como título para el presente artículo lo oí en el metro hace algunos días.

_. Eres más inútil que la Justicia española.

Vuelvo a hablar de la juez de Guadalajara. ¿Se acuerdan del primer artículo que publiqué en este blog?, ¿se acuerdan de aquella frase de los bomberos: la juez “persigue a los que apagamos el fuego y exculpa a los que lo iniciaron”?

Guadalajara

La historia, para aquellos que no hayan seguido este caso, es la siguiente: la juez Concepción Azuara estaba a punto de concluir este caso imputando solamente a los autores de la barbacoa, causantes directos del incendio, y exculpando a los técnicos y a los cargos de la Junta de Castilla-La Mancha, cuando fue relevada (había ascendido a Magistrada). La juez solicitó se pospusiera su cambio de destino hasta concluir la investigación -como es costumbre en estos casos- pero el Consejo General del Poder Judicial no lo permitió utilizando subterfugios jurídicos. La nueva juez, María del Mar Lorenzo, retomó el caso con inusitado ímpetu y exculpó a 5 de los 8 excursionistas que provocaron el incendio y acusó a 13 técnicos de extinción y a 4 personas de un determinado partido político por “la defectuosa ejecución del plan de emergencias.” El fiscal Francisco Javier Sanz, en un pormenorizado relato de lo ocurrido, ha pedido que se deje sin efecto el auto de la juez Lorenzo.

Este es el resumen de lo ocurrido. Toda una historia Kafkiana. El primero que lo entienda que levante la mano.

Pues bien, resulta que el Parlamento castellano-manchego acordó instar al Gobierno regional para que pidiera a los abogados de la defensa que defendieran la tesis del fiscal. No pidió nada a la juez. ¿Qué creen ustedes que hizo la juez? Pidió ayuda su primo de Zumosol. Solicitó amparo al Consejo General del Poder Judicial porque entiende perturbada su independencia. ¡Hay que joderse!

NOTA: Estuve tentado de hacer un par de chistes malos sobre la justicia pero no me salían sino lágrimas.

_. Pues anda que la Sanidad, ¡no veas!

Una chica marroquí de 20 años va tres veces -11, 13 y 15 de junio- a los servicios de urgencias de dos hospitales de la Comunidad de Madrid sin que nadie le prestara la atención debida. Sólo la cuarta vez consiguió que la ingresaran. El día 30 murió en el Gregorio Marañón víctima de la gripe A.

El dictamen urgente solicitado -a otros facultativos, claro está- por los responsables sanitarios de Madrid concluye que Dalila “fue tratada correctamente” aunque el departamento se niega a difundirlo alegando que contiene “datos clínicos”. ¡No saben el peso que me quitan de encima!

Dicen los médicos que realizaron el dictamen que “su evolución probablemente no habría variado si el ingreso se hubiera producido antes”. O sí, ¡vaya usted a saber! Lo cierto es que la paciente tenía fiebre, tos y dificultades para respirar.

La Ministra y el Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid afirman que el tratamiento adoptado fue el correcto. (Y yo no sé por qué creía que era necesario ir cinco veces a Urgencias para que te atiendan bien.) “No hay por qué alarmarse”, dicen y “recomiendan acudir a un centro sanitario” nada más tener los primeros síntomas de la gripe. (Según la propia ministra, los síntomas “no son fáciles de identificar e inicialmente suelen ser más leves que los de una gripe normal. Todos los afectados tienen fiebre, tos y dificultad al respirar. Tensión baja, diarrea, conjuntivitis o gastroenteritis son síntomas que también pueden aparecer”. )
Y uno se pregunta, si te recomiendan acudir a un centro sanitario nada más tener el primer síntoma, ¿por qué actuaron correctamente los médicos que la mandaron a casa tres veces y esperaron para ingresarla cuando ya no había remedio?

El tío de Mohamed, a la derecha, a su llegada al Hospital.

Algunos días después en el mismo hospital, por un “terrorífico error”, muere el hijo de la chica marroquí. Sin esperar un minuto el Consejero de Sanidad encarga una investigación oficial sobre su muerte e inmediatamente hacen público el resultado del informe donde afirman que la culpable de todo fue una enfermera. Al día siguiente un juzgado madrileño abre diligencias por la muerte del bebé.

NOTA: No es por fastidiar, pero a mí esto me huele a vil corporativismo. A uno, que ya es perro viejo, estas cosas le resultan difíciles de digerir. Me dan ganas de ir a urgencias por si tengo algo malo en el estómago.

Colabora con nosotros con tu voto. Gracias.

——-

Para hablar con el autor, deja tus comentarios.

Pincha en las imágenes para verlas en grande.
Imágenes: Google y ElPaís.es
Este blog no se hace responsable de las opiniones expresadas por el autor en este artículo.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Lugares de la isla, Opinión