Pues vete al médico…

https://i1.wp.com/www.javierdeleoncallero.com/cabeza-bala-ok.jpg
Pues no, pues no voy. ¿No les pasa que cada vez más se ven rodeados de gente para la que el menor síntoma de enfermedad ya es una excusa perfecta para ir al médico? O lo que es peor, ¿gente a la que le encanta hablar de sus más diversas dolencias y padecimientos con todo lujo de detalles y sin el menor pudor? O incluso mucho peor. ¿Gente a la que le encanta hablar de los padecimientos y enfermedades de familiares y allegados?. A mí sí me pasa.

Temo a los primeros porque cualquier estornudo casual, la mayoría de las veces propiciado por esos aires acondicionados omnipresentes en cualquier estación del año, es el argumento perfecto para que te ofrezcan antihistamínicos, jarabe, aspirinas, o cualquier componente de toda una farmacopea variadísima que, misteriosamente, siempre tienen en un cajón o, aún peor, en ese bolso donde cabe de todo.

Temo también a los segundos (la mayoría de las veces coinciden con los primeros) porque es casi imposible que a la simple y neutra pregunta “Bueno, ¿y qué tal?” contesten con un simple y neutro “Bien” que es lo que uno espera para después seguir andando. No. Bien, no.

Sala de espera

Uno de estos siempre tiene “algo” en “alguna” parte de su cuerpo en cualquier momento del año. Y no, no hablo de personas mayores ni les estoy faltando al respeto en absoluto. Hablo de gente como ustedes y como yo, cuya banda de edades oscila entre los 25 y los 45 años. Hablo de gente que cuando no tiene un dolor en la rodilla, tiene gases, y cuando no, tiene tos, y cuando no, se ha roto un dedo, y cuando no, tiene un sobrino de un primo de un amigo de una cuñada al que acaban de hacer un lavado de estómago y por supuesto, posee todos los detalles.

Un dedo roto siempre es un dedo roto, un catarro nunca ha dejado de ser un catarro, y los gases, en fin, los gases son lo que son. Pero hay personas que “necesitan” hacer un relato pormenorizado de la cosa, y mantenerte un número de minutos aproximado a 25 atento a sus palabras (y si estas son digamos de corte escatológico, incluyen momentos con sangre y cosas así, ahí estás tú, como un valiente, aguantando el temporal).

Sí, es la misma gente que cuando te quejas (una vez al año) de algún tirón o de dolor de estómago, te aconsejan ir al médico. Cuando pasas 1 día en tu casa por un enfriamiento, lanzan “ahss!” y “ohss!” como si estuvieras al borde mismo de la muerte y se preguntan por qué no has pedido la baja (enfriamiento: como máximo 48 h de fiebre y luego uno sale a la calle tan pichi. ¿Dónde está el misterio?).

A todo esto, los medios de comunicación no ayudan mucho. De un tiempo a esta parte se han puesto de moda las secciones de “Salud” en todos y cada uno de los diarios de tirada nacional y no nacional. Han crecido como setas las revistas para el gran público dedicadas en exclusiva a ese área. El ciudadano pseudohipocondríaco ha encontrado una mina. Ahora ya puede padecer muchas más cositas que antes desconocía. Y lo que es peor, hablar de ellas.

Pues vete al médico...Seguramente ustedes conocerán cientos de casos. Yo quisiera ejemplificar esto con tan solo un par de ellos, reales.

Una ex-compañera de trabajo pasó 10 días de baja laboral porque se había pillado un dedo de la mano izquierda con una puerta. Es diestra. No hubo fractura. Tan sólo una pequeña herida algo incómoda y “fea” de ver, pero poco más. Sí, dolía, claro, pero.. ¿tanto como para 10 días de baja? Yo no le habría dado ni 2.

Alguien pasa bostezando, comenta que tiene mucho sueño. La respuesta de una persona que debe ser master en hipocondrías por la Universidad de Stanford: “eso va a ser alergia”… (sin comentarios. y sí, esta persona es de las que cuenta sus padecimientos en sesiones de media hora. Y también sufre todos los problemas de salud que ustedes y yo podamos imaginar).

Triste, ¿no? Pues en un mundo donde el número de gente sana probablemente vaya camino de ser inversamente proporcional al número de noticias sobre salud que se publican al día… lo llevamos claro…

Colabora con nosotros con tu voto. Gracias.

——-

Web del autor: Lostshots

Pincha en las imágenes para verlas en grande.
Imágenes: Google.com.
Este blog no se hace responsable de las opiniones expresadas por el autor en este artículo.
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Lugares de la isla, Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s